Tradición y naturaleza, disfruta el turismo en Michoacán

 Morelia, Michoacán, a 24 de marzo de 2016.-  Mientras las expresiones de la tradición devocional se realizan este jueves y viernes en todo el estado, la agenda de actividades para el disfrute del turismo en Michoacán continúa con eventos como el Festival Purépecha este sábado 26 a las 4 de la tarde en Uruapan. Museo de Artes, cultura y tradiciones o el Mapping en la Plaza Valladolid en Morelia, este Domingo 27 a las ocho de la noche.

 

Así lo informó la Secretaria de Turismo del Estado, Liliana López Buenrostro tras subrayar que este año el viajero que arriba a Michoacán alcanza todavía a visitar los Santuarios de la Mariposa Monarca en el Oriente del Estado, porque la temporada concluye hasta el 30 de marzo. Añadió que también en Uruapan continúa durante la próxima semana el Tianguis Artesanal más grande de América Latina.

 

López Buenrostro destacó también la oferta turística de la Costa y de los balnearios que ofrece la entidad a lo largo de su territorio y que esta temporada atraen a un gran número de visitantes. Recordó que este viernes y sábado en La Ticla se realiza su Torneo de Surfing.

 

Puntualizó que personal de la Sectur Michoacán realiza recorridos por las diversas regiones del estado donde se instalaron módulos de información y donde el visitante disfruta nuevas instalaciones de servicios, como en el caso de la Costa, donde esta temporada entraron en acción nuevos módulos sanitarios.

Destacó que los Módulos de Playa Eréndira, Playa Azul, La Soledad, Barra de Pichi, Bejuco, Lagartos, Las Peñas y Caleta de Campos, resuelven una de las necesidades primordiales de los visitantes de las playas y que tanto requería la región.

En cuanto a las manifestaciones tradicionales, la Sectur añadió que los ritos surgidos de la mezcla entre el fervor europeo y el sentir del pueblo purépecha, enriquecen  durante la Semana Santa la vasta relación de atractivos que el Estado de Michoacán ofrece al visitante.

 

Además, la Semana Santa brinda la rara oportunidad de palpar la más íntima estructura del tejido social de pueblos y comunidades michoacanas, donde los hombres y mujeres que son “cargueros”, “semaneros” o miembros de los Concejos de Ancianos mantienen la cohesión social en torno a la herencia cultural.

 

EL JUEVES SANTO

Jueves y Viernes Santos son los días principales de la Semana Santa. La mayor parte de los “Via Crucis” o “judeas” se realizan en esos días, lo mismo en la costa que en la Meseta o en las riberas de Pátzcuaro y Cuitzeo.

 

En Tzintzuntzan, se dan las escenificaciones de “la judea” en el atrio del templo, con la participación de jóvenes que preservan así la tradición; en Pátzcuaro se realiza la “Visita de los siete templos” durante la noche; en Tarímbaro, cerca de Morelia, hay representaciones y el templo se adorna con naranjas verdes y toronjas, que recuerdan el “llanto amargo” de la Virgen María.

 

En Zacán, por la tarde se realiza la Procesión con la imagen del Señor de la Misericordia, mientras que en Huiramba se levanta un monumento con innumerables velas para el Santísimo.

 

En la mayoría de las comunidades, al caer la tarde del jueves enmudecen las campanas de los templos y no vuelven a tocarse hasta la “Apertura de Gloria” en la celebración de la Vigilia Pascual del Sábado Santo.

 

EL VIERNES SANTO

Este día destaca el uso de imágenes religiosas de los siglos XVI al XVIII en las procesiones que se llevan a cabo en Tzintzuntzan, Pátzcuaro y Tlalpujahua, entre otros lugares.

 

En  Tzintzuntzan los fieles varones ofrecen penitencias que incluyen el uso de grilletes originales de la época de la conquista, instrumentos bajo resguardo del Concejo de Ancianos. Durante la mañana algunos piden limosna mientras avanzan de pie o de rodillas y otros cargan pesadas cruces. Pero conforme avanza el día, también se observa más rigor en las penitencias que continúan hasta avanzada la madrugada.

 

En Tarímbaro y en Indaparapeo las representaciones inician por la mañana pero al anochecer, esta última comunidad realiza una simbólica misa “a oscuras”; en Pátzcuaro y Tlalpujahua, durante la noche se realizan Procesiones del Silencio donde los feligreses llevan imágenes de Cristo que datan de los siglos XVI al XVIII.

 

En Morelia también hay Procesión del Silencio con un recorrido que cubre el centro histórico de la ciudad y dura alrededor de tres horas. Además se interpretan Saetas frente a diversos balcones elegidos como los más bellos de la Avenida Madero y otras calles.

 

En el viernes santo destacan también las representaciones de Charo, La Piedad, Ucareo, Villa Morelos, Tangamandapio, Pichátaro y Panindícuaro, además de Aquila, en la región costera del estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *