Bodegas CEPA 21 presenta Hito Rosado 2017, un vino luminoso, vivo y floral.

  • Llega a México la nueva etiqueta del vino rosado de Bodegas Cepa 21
  • El vino Hito Rosado 2017, limpio y de color rosa palo, presenta aromas florales y a frutos rojos y una boca equilibrada y refrescante

Ciudad de México, marzo de 2019.- La bodega Cepa 21 (Valladolid, España), proyecto de innovación de la familia Moro en la Ribera del Duero, lanza una nueva etiqueta “Hito Rosado 2017” ya disponible en México. Se trata del vino más fresco y aromático de una bodega que nace en 2007 con el objetivo de elaborar vino, con el tempranillo como protagonista y con el sello de calidad de la familia Moro, “vinos auténticos con características propias para el consumidor del siglo XXI”.

Elaborado con las viñas de más baja altitud de Bodegas Cepa 21, en la localidad de Castrillo de Duero y sin crianza alguna, Hito Rosado 2017 es una variedad o mejor conocido como monovarietal de tempranillo, en donde involucran a las mismas uvas de sus grandes tintos. Tras una breve maceración y tras pasarlo de un depósito a otro (desfangado estático), el mosto es fermentado a 14ºC durante aproximadamente 20 días. Después de una crianza sobre lías de un mes en donde las levaduras mueren y se da el proceso de envejecimiento, el vino es embotellado.

Así mismo 2017 fue un año atípico desde sus comienzos, con temperaturas anormalmente altas al inicio de la primavera que provocaron una pronta brotación. Sin duda, el accidente meteorológico más destacado lo representaron las heladas de finales de abril, que afectaron a Bodegas Cepa 21 y redujeron considerablemente su producción. El verano fue seco y caluroso, favoreciendo la regularización de la planta que, gracias a la baja producción, no sufrió estrés hídrico en exceso. La vendimia fue temprana, seca y calurosa, lo que garantizó un estado sanitario excepcional y unos índices de madurez óptimos.

Hito Rosado 2017 de Bodegas Cepa 21 presenta un atractivo color rosa palo, muy tenue, limpio y brillante. En sus notas de cata destaca que es limpio e intenso en nariz, con delicadas notas de frutos rojos y aromas florales. En la boca es vivo, lleno de frescura, equilibrio, el paso es fácil y refrescante. En cata a ciegas se acerca a un blanco, aunque mantiene la ligereza y viveza propia de los rosados. Se presenta en una elegante botella de estilo borgoñés con una etiqueta que incluye la información del vino en Braille y una ilustración artesana con dos hitos, tradicionales postes de piedra labrada que marcan el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *