Perspectiva económica y del mercado de Vanguard para 2019: disminución, pero sin llegar a negativo

China: estableciendo nuevas prioridades en medio de crecientes riesgos.

La confluencia de la campaña de desapalancamiento financiero de China y las crecientes tensiones geopolíticas con los Estados Unidos sacudieron la confianza del sector privado y ralentizó el crecimiento económico chino en 2018. Estos factores, junto con la expectativa de que continúe la fricción en las relaciones entre China y EE. UU., obligaron a los encargados de formular las políticas a establecer nuevas prioridades para la estabilidad del crecimiento a corto plazo por encima de la reestructuración económica a largo plazo y la estabilidad financiera a mediano plazo (ver la Figura I-14). A medida que el gobierno redobla el esfuerzo de aumentar la demanda doméstica en 2019 en medio de crecientes desafíos externos e internos, vemos baja la posibilidad de un aterrizaje forzoso y esperamos que la economía de China se establezca en un rango de crecimiento más bajo del 6% al 6.3% en 2019.

Las dificultades externas han estado surgiendo a medida que los Estados Unidos y China se acercan a una guerra comercial a gran escala. El estímulo de concentrar las exportaciones anticipadamente está disminuyendo y serán evidentes. las verdaderas implicaciones económicas de los aranceles de EE. UU. Calculamos que el impacto directo de los aranceles actuales en el crecimiento del PIB de China en –0.15 puntos porcentuales, pero esto podría acelerarse hasta –0.60 puntos porcentuales con un arancel del 25% sobre todas las importaciones que EE. UU. haga de China.

Además, la posible desventaja es mayor cuando se considera el impacto indirecto en el mercado laboral, consumo, confianza empresarial y mercados financieros. Aunque hay esperanzas de que pronto habrá un acuerdo comercial, el conflicto entre EE. UU. y China se extiende más allá del comercio a áreas como inversiones, tecnología, derechos de propiedad intelectual, acceso al mercado y política industrial. Por lo tanto, el camino a una tregua eventual entre los dos superpoderes económicos es probable que sea difícil y prolongado.

La campaña de China de desapalancamiento del sector financiero en 2016-2017 y de medidas enérgicas regulatorias sobre la banca en la sombra tuvo el efecto secundario adverso de frenar el crédito a empresas privadas pequeñas y medianas, un componente clave de la nueva economía de China. A medida que los encargados de formular las políticas reconocen el riesgo negativo al crecimiento, están listos para interrumpir o aun retroceder moderadamente estos esfuerzos de desapalancamiento para mejorar el sentimiento corporativo; la flexibilización monetaria, como los recortes del coeficiente de caja, aún está en proceso (ver la Figura I-15). Esperamos que la reforma reglamentaria dirigida a fomentar el emprendimiento y las empresas privadas, junto con las medidas fiscales expansionistas que incluyen inversiones en infraestructura y recortes de impuestos, combatan los efectos de una guerra comercial.

Responder a la desaceleración con flexibilización de la política monetaria hace revivir la “trinidad imposible” ya que los Estados Unidos continúan aumentando las tasas de interés.5 Sin embargo, creemos que es poco probable que se repita la situación de 2015-2016 cuando las reservas de moneda extranjera de China disminuyeron en más de USD 1 millón de millones en 18 meses en medio de un aumento en las salidas de capital. Con la estabilidad del crecimiento a corto plazo siento la prioridad principal, la independencia de la política monetaria será crucial para mantener bajas las tasas domésticas en un entorno global de tasas en aumento. 

Como tal, es probable que se mantenga un “control de capital asimétrico”, con un control estricto en las salidas y entradas. Se debería permitir un régimen de tasa de cambio más flexible, especialmente cuando será necesario que haya una depreciación modesta para compensar el impacto negativo que se produzca por los aranceles (ver la Figura I-16).

Aunque navegar el trilema es un desafío por sí mismo, una respuesta ideal de política de “Ricitos de Oro” neutralizaría las dificultades económicas a la vez que impulsa las reformas del mercado y protege la estabilidad financiera a mediano plazo.  El gobierno se esforzará por evitar tanto el exceso de flexibilización como poca flexibilización de la economía en 2019, pero lograr este balance en medio de muchos objetivos será difícil. Aunque no estamos tan preocupados por la perspectiva de crecimiento a corto plazo como muchos en el mercado y vemos la posibilidad de un aterrizaje forzoso como bastante baja, hay preocupaciones crecientes de que el gobierno esté retrasando las reformas necesarias para aliviar el riesgo financiero a mediano plazo y que aborde al final las distorsiones en la asignación de recursos.

Aunque es probable que el camino sea difícil, continuamos cautelosamente optimistas de que China reanudará su reforma y liberalización económica como una respuesta necesaria a las perdurables presiones domésticas e internacionales. La era de “crecimiento a cualquier costo” está terminando, y las ineficiencias y los excesos anteriores que estaban enmascarados por el tamaño y la población de China ya no pueden continuar sin abordarse. Los esfuerzos por hacer reformas en los últimos años han demostrado el compromiso de China de hacer énfasis en el crecimiento de gran calidad y avanzar hacia una economía orientada en el servicio y el consumo intensivo de tecnología. Creemos que las continuas reformas para mejorar la gestión corporativa de las empresas propiedad del estado; el fortalecimiento de la protección de la propiedad intelectual, y proporcionar las mismas condiciones

para todas las empresas, que incluyen empresas extranjeras, privadas y propiedad del estado, son cruciales para el desarrollo a largo plazo de China a través de una asignación de capital más eficiente en los mercados domésticos e internacionales.  De acuerdo con nuestro punto de vista, este es el trayecto final de China hacia mayor productividad y la posibilidad de crecimiento futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *