Que crecer, no signifique dejar de ser niños


¿Quién no quisiera volver a aquellos momentos en donde nuestra mayor preocupación era salir a jugar con nuestros amigos después de hacer tarea?

Cuando crecemos, nuestros momentos de alegría van cambiando, ahora disfrutamos ir a una noche con amigos mientras cenamos en un lugar de moda. Aunque tenemos en cuenta que eso es parte de madurar, no podemos olvidarnos de nuestro niño interior, el que nos hace ser creativos y por él, no dejamos de ser jóvenes.

Cuando eres niño, todo es más fácil, tus preocupaciones son menores y tus alegrías mayores, y mientras creces, pareciera que los papeles cambian, cada vez es más difícil encontrar un momento de felicidad en nuestro día a día. Un momento Pregolo puedes encontrar en cualquier día de la semana, en compañía de tus amigos o de un maratón de tu serie favorita, como lo hacías mientras eras pequeño.

Que mejor que ver tus películas favoritas de la infancia acompañada de una pizza saludable, una pizza Prego.

Pizza casera a tu gusto

¿Qué necesitamos?

  • ½ Vaso Aceite
  • Salsa para pizza Prego
  •  Tocino y champiñones al gusto (puede ser cualquier otro topping)
  •  1 paquete de Queso mozzarella para gratinar
  •  Harina
  •  Orégano

¿Cómo hacerlo?

  • Precalentar el horno arriba y abajo a 180 grados.
  • Para la masa pondremos en un bowl el medio vaso de aceite y una pizca de sal. Le iremos añadiendo la harina hasta que nos quede una masa manejable y que no se nos pegue a las manos. La extenderemos en la bandeja del horno con la ayuda de un vaso (no debe quedar muy gruesa, te recomendamos poner papel encerado y un poco de mantequilla al recipiente para que no se pegue tu mezcla).  Una vez que tengamos la masa lista, añadimos la salsa de pizza Prego, cubriendo cada parte del recipiente.
  • Después pondremos una capa de cebolla cortada finamente (te recomendamos pasarla un poco por la sartén antes de añadirla a la pizza), los champiñones y el tocino al gusto.
  • Por último, pondremos la mozzarella y un toque de orégano. La tendremos en el horno durante 25 minutos aproximadamente.

¡No te tomará más de 40 minutos!

¿Aún no es suficiente? Tenemos la compañía perfecta, igual de rica, rápida y práctica que esta deliciosa pizza,

Espagueti con ajo y aceite de oliva

¿Cómo hacerla?

  • Cocina el spaghetti y escurre.
  • Calienta el aceite de oliva en una cacerola a fuego bajo. Agrega ajo y chile, sofríe hasta que el ajo se vea transparente. Vierte sobre la pasta cocida y revuelve muy bien.
  • Sazona con sal y pimienta. Agrega salsa roja de ajo asado y parmesano Prego.

¡Disfruta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *