Sal de Mar, un lugar hecho de detalles que conquistarán tu paladar

Escritor: Val Rangel
Fotografías: Val Rangel

Todo empezó con un sueño que un día tuvo oportunidad de volverse realidad. Centrado en la Colina del Valle nace este nuevo concepto gastronómico a cargo de Diana Quinzaños y Carlos Dominguez.

Un buen día, Diana se encontraba en casa haciendo la lista de super. Mientras escribía los condimentos que necesitaba para cocinar vino a su mente algo que hacía falta: Sal de Mar! Pensando en la paz que trasmitía el sonido de esas tres palabras y el significado tan familiar que en ese momento había adquirido, llamó a Carlos para anunciarle lo que sería el nombre de su restaurante que, a días de cumplir su primer aniversario, se ha convertido en el punto de reunión de los amantes de los mariscos, la cerveza y el mezcal.

IMG20150925212540 IMG20150925213055

El lugar que anteriormente albergaba un café internet, sufrió una remodelación integral, Sal de Mar se ha construido a base de detalles traídos por los dueños sin la intención de que formasen parte dé e incluso el mismo destino se ha encargado de poner su granito de arena para armonizar el ambiente del restorán. El piso es original, la madera que recubre algunas paredes, la puerta de la cocina y algunas mesas fue traída de una vieja hacienda de Hidalgo que servicia a Benito Juarez como posada cuando hacia diligencias fuera de la ciudad, las lámparas del piso principal son diseño de autor (Carlos es arquitecto) que no encontrarán en otro lugar, las lámparas del baño son hechas con nidos de ninfas (de herrería, extraídos de la jaula) y otras más con bases de candelabros considerados reliquias entre los conocedores de antigüedades. El peculiar “lavaderito” que se encuentra fuera de los baños llama la atención por su tamaño y simpatía, curiosamente fue la primera pieza comparada exclusivamente para decorar el lugar. Justo junto a la barra del bar, existe un mural que adorna la pared: “La barca” pintada por la propia Diana, tuvo su razón de ser en Montreal, cuando Carlos quedó prendado de la pintura original y su esposa en un gesto de amor prometió hacer una réplica para él; al regresar a México, ella cumplió su promesa.

Para Carlos, el objetivo principal es “…que te sientas como en casa sin darte cuenta…” mientras de Diana nos comenta “…cuando pasas la puerta puedes ser tú, es un cumulo de emociones, cada vez que te sientas en una mesa sientes todo: la comida, el ambiente, la luz, el olor…”, pero ambos coinciden en que hay varias personas importantes en el camino de Sal de Mar como el chef responsable de crear toda la magia culinaria que ha conquistado a cientos de paladares “…yo no sé qué se fuma el chef antes de dormir pero al día siguiente llega feliz y muy creativo proponiéndonos ideas de nuevos platillos, nosotros únicamente decimos: adelante, hazlo y entonces crea cosas maravillosamente deliciosas…” comenta Diana entre carcajadas. Carlos cuenta “…Fish (Jorge Fisher) es un gran amigo, un gran compañero y una gran persona que está en las buena y las malas…” “…y en las peores” remata el mismo Fish, quien es la persona responsable de las relaciones públicas y promoción del restorán, “…parte del activo fijo…cuando no está es como si algo faltara…”.

IMG20150925213355 IMG20150925213532

La carta es una pieza fundamental elaborada cuidadosamente pensando en superar las expectativas de cada comensal. La cocina está abierta para que los asistentes puedan ver como son preparados sus alimentos al mismo tiempo que es expuesta la pulcritud de las instalaciones, todos los ingredientes son del día. Entre las recomendaciones de la casa se encuentra el delicioso pulpo a las brasas, las tostadas de atún y los higos rellenos de queso de cabra con jamón serrano; cada plato es cocinado con inigualable sazón, la mezcla entre ingredientes y presentación crean una experiencia multi sensorial en cada bocado que no se puede encontrar en otro lugar. La extensa variedad de cervezas y mezcales ofrecidos son en su mayoría “desconocidos o poco populares”, fueron catados por cada integrante del staff para asegurarse de ofrecer únicamente los productos de más alta calidad. El mercado al que está enfocado Sal de Mar es la persona que sabe apreciar un buen platillo, una buena música, quien quiere sentirse atendido y que quiere disfrutar su comida, que quiere ser consentido.

El jueves de cada semana se ofrece una cata de mezcal o cerveza abierta al público sin costo alguno: “…la gente no sabe tomar mezcal ni cerveza, no le dan el valor real que merece el proceso de producción de cada uno, no comprenden por qué el mezcal no debe ser tomado como tequila o por qué algunas cervezas se deben tomar en copa…la intención es acercar a la juventud cervecera y mezcalera a esas joyas perdidas y aprendan acerca de estos productos artesanales generando así un consumo consiente..”

Los viernes se ha creado un concepto muy especial. En una ocasión un asistente solicitó en la barra una de sus canciones favoritas, al terminar, otro de ellos imitó la acción y así sucesivamente varios lo hicieron hasta concluir la noche. Al siguiente viernes ocurrió lo mismo pero esta vez sumergidos en un ambiente fraterno y cordial todos cantaban a una sola voz cada canción solicitada, Diana decidió llamarlo “viernes de complacencias” y así cuando llega este día de la semana, el block de la barra es llenado con la petición de cada asistente.

“…Las personas llegan solas y salen acompañadas, llegan llorando y se van riendo, la barra es mágica! Une a la gente, se hacen amigos y se siente la fraternidad cuando están ahí…”

Como si no fuera suficiente, Sal de Mar tiene un pequeño secreto que hace que el lugar sea aún más atractivo: La Niña. Cuando recién abrieron ocurrían algunos eventos raros: abrían las llaves de agua, movían objetos, los cocineros se sentían perturbadoramente observados e incluso llegaron a ver alguna sombra escondida en un rincón; cuando a través de un par de médiums hicieron contacto con la niña, supieron que ella vino desde la hacienda donde compraron la madera, vivió una vida muy corta y trágica; ahora para ella sus papás son Diana y Carlos y su casa es Sal de Mar (ellos la adoptaron gustosamente), está determinada a vivir ahí y cuidarlos de la gente mal intencionada.

En general, Sal de Mar en un lugar armonioso que te hace sentir como en familia, la comida es exquisita e irremediablemente te sientes tentado a probar de todo (¡yo jamás había comido pulpo!), los mezcales son muy buenos en especial si te lo sirven en un “cráneo” sin demeritar la calidad de las cervezas artesanales que verdaderamente son unas “joyas” (recomiendo la de chocolate), el ambiente es muy agradable y si tienes oportunidad de platicar con Diana y Carlos, te garantizo que pasarás una noche sin igual.

Más fotografías en Facebook México a la carta

Algunos datos importantes:
Son petfriendly!
Lunes, martes y miércoles abierto de 1 pm a 11 pm
Jueves, viernes y sábado abierto de 1 pm a 1 am (o hasta que el ultimo se vaya).
Entre semana tienen un menú ejecutivo a precios razonables.
En diciembre ofrecen desayunos comidas y cenas para oficinas con menús variados y ajustables a cualquier gusto.
Encuéntralos en Facebook como: /SaldeMar y en Twitter e Instagram como: @saldemar7
Dirección: Av Insurgentes Sur 634 Local 5 sobre Pedro Romero de Terreros Colonia Del Valle. Tel: 5536 5810

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *