Orquesta Sinfónica de Minería Temporada de verano 2018, una oda a la complejidad de la belleza técnica y el amor a la música

Esta semana da arranque, la temporada de verano de la ya ¿tradicional? Y aclamada Orquesta sinfónica de minería,  abarcando piezas del romanticismo, del clasicismo, obras del siglo XX, sin dejar a un lado, compositores contemporáneos del siglo XXI. Del 7 de julio al 2 de septiembre

“La temporada de verano 2018 de la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM) ofrece una de las experiencias sonoras más fascinantes y arrebatadoras de la historia: las nueve sinfonías de Ludwig van Beethoven, que dirigirá Carlos Miguel Prieto, su director artístico. La programación de la temporada, que se celebra en el marco del 40 aniversario de la OSM, también abarca 500 años de repertorio sinfónico: desde un concerto grosso de Arcangelo Corelli hasta el estreno en México de Mothership del compositor estadounidense Mason Bates, obra para orquesta, electrónica y solistas conectados vía webcast. Se contará con la participación de tres directores invitados (Paolo Bortolameolli, Valentina Peleggi y Giancarlo Guerrero) y 12 solistas, entre los que se encuentran el violinista Vadim Gluzman (quien interpretará el Concierto para violín y orquesta núm. 1 de Shostakovich) y Anne-Marie McDermott (quien interpretará el Concierto para piano y orquesta núm. 20 de Mozart).

La programación contempla dos obras de compositores mexicanos: Ocho por radio de Silvestre Revueltas y Paráfrasis orquestal de la ópera Aura de Mario Lavista.

Con la presentación del concierto operístico de Javier Camarena que se llevará a cabo el 9 de septiembre en la Sala Nezahualcóyotl, finalizamos nuestros estos festejos conmemorativos.”

 

Una orquesta anti ignominiosa par excellence

¡Oh, orquesta sinfónica! Déjame ser tu fiel seguidor, déjame ser los oídos para quien está hecha la fina ambrosia que brota cuando se traspasa la vida aun instrumento, no es a caso que el mundo está hecho de música, y música somos nosotros, sobre eso, yo quisiera cantar una canción, mas no soy digno de que me estrelle en tus tímpanos, pero una entrada en tu casa bastara para sanarme

¡Oh orquesta vacilante! Que te engalanas esta temporada con tus prendas intempestivas, que usas la euforia de un genio, y la ligereza de una ballerina, ¡tú! La casual, la que extrae ricos metales, de dentro de lo hombres, y los armas como balas: para rematar con cañonazos el corazón de la gente

Si, tú la grande, la que ofrece siempre lo mejor de si, la que no conoce el privilegio de recibir, pero si el derecho de regalar, y a fuerza de regalar de ti brotan, pastorales, conciertos, sinfonías, fandangos, y paráfrasis de no que otro nuevo fruto.

Quien soy yo para tocar a la puertas de tu templo, yo, el intempestivo, el que sigue el rumor del mundo a través de la música, abre tu corazón, y la puerta de tu sala, para que pueda recibir mi alimento espiritual, ¡Oh, orquesta! Quedas callada, es que acaso hablo muy fuerte, más fuerte quiero escuchar tu vida, tu gozo, tu pena, tus lamentos, tu lloriqueos de felicidad, cadente silencio, que hasta en el silencio logras armonizar a las bestias mas engullidoras.

Ahí donde todos los artistas duermen en cálidas arenas solares cerca de  altamar, ahí forjas tú, tu piedra angular, ahí cosechas tu vid, ahí te aplaude el público que sale de entre el mercado.

Bien es cierto que planeas tus ambiciosos planes para desplegar con el que fue considerado, un concierto imposible, que acoges entre tu lecho y tu alas a autores checos como Dvořák.

A franceses ilustres como Saint – Saëns, y a aztecas de influencia francesa como Lavista, y a profanos como Tartini

Mozart es una de las cuatro estrellas germánicas que dominan el firmamento en la calidez del corazón del público, pero,no es acaso que en tu templo le honraran al intempestivo, ese que convirtió la realidad de su dolor en arte, ese genio mal humorado que yace entre los harapos de su genialidad, es que acaso pesa tanto las dotes para el que las tiene que la representación de su mundo se vuelve su propio mundo, y si pudiéramos estar sordos como el buen Ludwig van, podríamos entonces escuchar música incluso sin tener que usar nuestros oídos, no es a caso que el hombre es algo que tiene que ser superado, que ese peldaño cósmico que hay entre un hombre común, un genio, y un loco es simplemente el desate de sus pasión hecho a la medida de sus bellas formas para la contemplación estética, para la herencia universal de la inmemorial historia, para el patrimonio de la humanidad, para el alivio, o el acompañamiento de las penas ajenas y propias, quien mejor para convertir y focalizar su sufrimiento en arte que él mismo. Beethoven a quien se le debe atribuir: una de las que es considerada por algunos, como la obra maestra de las sinfonías.

¿Y quién mejor para este tipo de obras que un director que llega a la firmeza técnica, pero al mismo tiempo a sutileza estética de belleza sinfónica? Como lo es Caros Miguel Prieto, ¿no es cierto que es el uno de los mas virtuosos, y que es su padre: Carlos Prieto Jaqué uno de los eruditos grandes de la nación y orgullo de la misma?

Es que a caso eres vanidosa orquesta de minería, y tienes con que, debería el publico claudicar a tu irresistible presencia en la sala.

Oh orquesta, hablo demasiado duro, no soy “un conejo de seda”, soy un oído ansioso de deleite, de magnificencia, buenos bocados merecen también buenos comensales, dejad que un ilustre llegue a sus callejuelas ambiciosas tapadas con oro.

No es que a caso el genio siente afinidad por sus iguales aunque estén estos incluso a años de distancia, “las almas afines ya se saludan desde lejos”.

Déjame, entrar ¡Oh Orquesta! Para que se rompa mi corazón dentro de tu sala, que también tiene nombre de poeta. Que se rompa mi corazón, ¡Que importa mi corazón! Mientras exista música.

La música es el corazón del mundo, es el mundo mismo, eres tú orquesta, mirada fijamente en un espejo, soy yo; buscando y forjando mi lugar en el mundo entre cada nota y cada silencio. Es la vida.

Informes:

Academia de Música del Palacio de Minería

5554-4555 / 5558-6705

www.mineria.org.mx        www.cultura.unam.mx

:Sinfonicademineria    : @orquestamineria     I:@orquestamineria

 

Por: Mauricio Zacarías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *