Un concierto exótico de la mano deje Jesús medina (OSM)

Jesús Medina

Querido lector, antes poder atravesar con tu intelecto este breve comentario estético, haz de saber, sin tener el pie cerca de la duda; que estos esbozos son únicamente gotas del tintero que se derraman de una obra más grande, que quizás alguna día tenga la gracia de compartir con el público. Y esta disertación, si es que se le puede decir así; intenta cumplir con la exigencia más simple, pero de mayor sindéresis  en el mundo la palabra escrita, que tanto defendieron autores como Ortega y Gasset, y Schopenhauer: tener algo que decir, y no llenar el espacio en blanco con engorronados galimatías que poco tienen de originales, o de copy paste de datos rimbombantes  que todo el mundo comparte, pero que nadie se toma en serio a menos de querer hacer un trabajo pseudo académico; un esnobista quizás pueda parecer un erudito, pero es muy diferente traer el traje del rey, a ser un rey autentico forjado en la vida, y  en las fuerzas intelectuales que brotan de sí mismo en una multiplicidad de objetivaciones variopintas.

Poniendo todo esto en claro vamos a realizar una crónica de un concierto anunciado: el domingo pasado en la sala Netzahualcóyotl, el director huésped  Jesús Medina nos arrobo con sus magnificas interpretaciones de tres piezas, que de un principio, suenan bastante heterogéneas, pero que comparten un mismo sabor exótico, pareciera que la música cuenta historias, a veces de un rango incognoscible, oscuro, y luminoso a momentos, que te transporta al país de donde han se han alumbrado los autores, nos transporta a sus experiencias, sus pasiones, su inspiración, el fuego que ardía dentro ellos, o la paz que encontraron, o al menos quisieron expresar, dentro la creación de sus obras, esto es; dada la premisa del título, un pequeño viaje a; República Checa, Japón, y Francia.

Dvorak el heredero de Brahms

Que se puede decir de este magnífico autor que hace dos semanas nos dejo en un estado apoteósico, durante muchos días, es un compositor sumamente deleitable, con unas miras hacia la inmortalidad, hasta ahora las dos piezas que ha interpretado a OSM han sido ejemplares de la más alta calidad, debe decirse que Dvorak oscila de manera interesante entre la música absoluta y  la narrativa, lo cual lo hace sin duda objeto digno de contemplación y de estudio, la calidad de los intérpretes se pudo dar a lucir en los 10 mins. Que duro su Obertura de Carnaval, Op. 92 B169 .

 

 

 

Takemitsu un llamado metafísico a los ecos del tiempo

La obra de Takemitsu “From the flows what you call time” es una creación, me atrevería a llamarla; mística, que de primer impresión diera la apariencia de una banda sonora de terror japonesa, algo así como las viejas películas de antaño donde Quentin Tarantino bebía para realizar su cine anacrónicamente sonoro, en el umbral de la asechanza espiritual, la obra parecía salvaje dentro breves pero concisos trazos ejecutados por la percusiones, la obra te lleva a las cumbres de la sabiduría salvaje, ahí en el monte, en la soledad, en las brumosos espumarajos que del conocimiento brotan,  y de repente: la paz, es estado perpetuo del sabio taoísta en su hermita donde sopla tranquilamente el viendo, viendo pasar la vida de modo harto contemplativo, quizás un poco difícil de interpretar para un occidental.

Camille Saint-Saëns y el fulgor francés

Camile es más conocido por su danza macabra, y el carnaval de los animales, de la cual en el mundo del ballet es muy conocida, la muerte del cisne que inmortalizo la bailarina rusa, Anna Pavlova. En esta ocasión el publico tuvo la suerte de ser presencia de una magnifica ejecución, y aunque cabe resaltar que Saint-Saëns no es de mi predilectos, esta vez tuvimos la fortuna de contar con un director que la llevo de manera excelsa la 3° sinfonía con órgano  de cabo a rabo, por un momento uno siente que está en la catedral de Notre Dame y que lo que dicen todos los alemanes de los autores franceses es cierto, son elegantes, a veces pomposos, pero siempre con su estilo, muy particular de la región gala, todo un éxtasis armonioso.

Para concluir no puedo más que agradecer a los RP de la orquesta por dejarme presenciar el espectáculo, y estar al pendiente de los demás conciertos, luchemos por la cultura, amemos el arte.

 

Nota: Mauricio Zacarías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *