La actividad física y la Esclerosis Múltiple

Es conocido el beneficio de la actividad física y el ‘movimiento’ para mantener el cuerpo y las emociones en armonía y es que el buen humor como la mayoría de las cosas positivas para las personas forma parte de tener una buena actitud y constancia.

El cansancio físico (fatiga) en ocasiones motiva la falta de fuerza de voluntad, o puede suceder que estemos ante días en los que el cuerpo no encuentre la vitalidad suficiente para mantenerse activo, razón por lo que se hace necesario encontrar alternativas que nos aporten una solución, como lo es en este sentido la rehabilitación física con la EM:

Como toda actividad física que mantengamos ha de ser constante y regular, independientemente del grado de discapacidad, es importante tener establecida una serie de ejercicios físicos y muy regular, antes que proponerse realizar grandes esfuerzos puntuales. La orientación de un profesional entendido en la labor (‘fisio’), que nos pueda sugerir, marcar las pautas y establecer la rutina a seguir es sumamente recomendable, la ayuda de este profesional, además nos permitirá tener una agenda (actividad) para la práctica de la terapia el día que tengamos cita y sí se ofrece la oportunidad y somos concienzudos seguir las recomendaciones que extraigamos de ella una vez nos encontremos en la intimidad.

Por Sergio P.M. desde España (Barcelona)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *