Todos los peces de la tierra una obra sobre los misterios de la vida.

Todos los peces de la tierra una obra sobre los misterios de la vida.

Por Arturo Lozano

Sentada en un columpio, Marina se aferra a los recuerdos de su niñez y nos cuenta lo que ha pasado con su vida a partir del deseo de conocer el mar.

La obra de Todos los peces de la tierra de la Dramaturga Bárbara Perrín nos cuenta la historia de Marina, un personaje que desde temprana edad tiene la consciencia de lo que quiere conocer y ser, escrito de manera cronológica con sus altibajos muy marcados.

Y son muy marcados porque la obra funciona para construir momentos, de alegría, de diversión, momentos de luz que se apagan y caen porque la realidad llega y acaba con eso, sólo para volver a empezar, eso hace que sea claro los saltos de tiempo en la obra.

Dirigida por Alejandro Ricaño, logra generar un ritmo en la cual se aprovechan los diferentes elementos escénicos a manera de que se sienta que avanza la trama orgánicamente sin caer en alargamientos innecesarios; en una hora se logra cerrar el ciclo de lo que se quiere contar de manera clara.

Las actuaciones a cargo de Gina Martí y Sara Pinet funcionan para servir el propósito de comprender donde radica la tragedia de Marina, mientras que una representa a Marina, la segunda es su consciencia y es ahí donde vemos su problema final, el sobrepensar las cosas, su deseo al final se vuelve su motivo de frustración.

Entre las dos existe una dinámica en que se complementan y aunque cada una tiene sus propias formas de acción, la verdadera pregunta que nos tenemos que hacer es quién pesa más al final, Marina a lo largo de la obra va tomando decisiones entre lo que ella quiere hacer y lo que cree que debe de hacer.

Al final esta obra habla de la familia y la nostalgia que hay por ella, por la idealización que crea en su cabeza, porque al final las cosas no suceden como ella quisiera, sus ideas de la niñez desaparecen y se enfrenta a la realidad de la vida, al sufrimiento, al hambre, a madurar.

Pero al final ante todas las adversidades que atraviesa el personaje de Marina logra salir avante y logra comprender un poco más la vida y se da cuenta de lo que realmente significa el amor, y es que como dice la frase, “el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”.   

Después de 2 exitosas temporada en el Teatro La Capilla y La Teatrería, la puesta regresa por tres únicas semanas al teatro El Milagro del 19 de abril al 6 de mayo de jueves a domingo. Jueves y viernes 20:30 h., sábados 19:00 h. y domingo 18:00 h.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *