Fomentan la lectura en el Museo Nacional de la Revolución con apertura de Libro Club

Fomentan la lectura en el Museo Nacional de la Revolución con apertura de Libro Club

 “Tenemos la tarea de hacer de la lectura un hecho cotidiano, de convivencia, porque es un ejercicio de libertad”, señaló el Secretario de Cultura, Eduardo Vázquez Martín, durante la inauguración

 El Libro Club Revolución tendrá lecturas en voz alta los jueves, de 17:00 a 19:00 horas

 

Al inaugurar el Libro Club del Museo Nacional de la Revolución con la participación del Club Nacional de Lectura Las Aureolas, el Secretario de Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX), Eduardo Vázquez Martín, subrayó que debe ser un trabajo permanente el promover y acercar la lectura.

 

“Tenemos la tarea de hacer de la lectura un hecho cotidiano, de convivencia, porque es un ejercicio de libertad, una forma de amistad y un pretexto para encontrarnos en la ciudad y compartir nuestras visiones del mundo; ésa es la gran aportación de los libros”, expresó el Secretario de Cultura local.

 

Tras recordar que el escritor y promotor cultural Alejandro Aura (1944-2008) creó el programa Libro Club en la Ciudad de México en la década de 1990, Vázquez Martín habló sobre la importancia de que el Museo Nacional de la Revolución cuente con un espacio para compartir la lectura con sus visitantes y gente que vive en los alrededores del recinto cultural.

 

“Un Libro Club, en efecto, no es una experiencia para determinados espacios, rumbos de la ciudad, para cierto perfil de ciudadanos, sino que es la forma más generosa y democrática de participar en la lectura y más en un museo que tiene a la Revolución como tema principal”, manifestó.

 

El Secretario de Cultura capitalino abundó que producto de la Revolución Mexicana es la Constitución Política de 1917, donde se plasman derechos fundamentales como la educación laica, gratuita y obligatoria que fue impulsada por figuras como José Vasconcelos, gran promotor de la lectura.

 

“Estamos aquí haciendo un ejercicio de promover la lectura, en este centro cultural, memoria de la Revolución, con el afán de socializar el conocimiento, compartir los libros, hacerlos accesibles. Que la cultura no sea el privilegio de unos, sino un derecho de todos”, enfatizó Vázquez Martín.

 

Por ello, el titular de la SCCDMX celebró que la responsable del Museo Nacional de la Revolución, Alejandra Utrilla, comparta el amor que le prodigó Alejandro Aura a los libros, abriendo un espacio donde habrá diversas actividades, como lecturas en voz alta los jueves, de 17:00 a 19:00 horas.

 

“Una de las convicciones que tenía Alejandro sobre construir amistad era compartir la lectura. A él no le gustaban las solemnidades ni la idea de un lector como ser aislado, con la luz moderada y perfecta para leer a los clásicos o presumirlos en los libreros, sino que le gustaban la literatura y la palabra como fundamento de diálogo”, agregó.

 

Para Alejandra Utrilla poner en marcha el Libro Club Revolución ─que estará a cargo de Javier Pérez y Liliana Nava─, significa hacer comunidad como ha pasado con las temporadas del Tabacalera Jazz Club, el cual lleva cuatro años operando de manera exitosa y que se suma a otras iniciativas emprendidas, como el Rally de Museos.

 

Lectura de Juan Rulfo inaugura Libro Club Revolución

 

Como la intención del Libro Club Revolución es presentar clásicos de la literatura universal, el actor Arturo Beristáin y Carlos Alberto Carranza ─del Club Nacional de Lectura  Las Aureolas─ compartieron con el público la lectura del cuento “Diles que no me maten”, del escritor Juan Rulfo.

 

Entre anécdotas, la primera sesión de lectura se desarrolló durante dos horas en el Museo Nacional de la Revolución, que ofrece una exposición permanente, estructurada en orden temático y cronológico.

 

Así, por ejemplo, el actor Arturo Beristáin narró un episodio contado desde la voz íntima de Adela ─hija de El Indio Fernández─, sobre el escritor de El llano en llamas yPedro Páramo, que se remota a una época en la que ella trabajó al lado de Juan Rulfo en el Instituto Nacional Indigenista.

 

“Un día Adela estaba en su casa diciendo ‘hace mucho que no voy a Bellas Artes, soy una burra, tengo que ir, y se fue a Bellas Artes; ahí se encontró al maestro Juan Rulfo y le pidió preguntar qué estaba pasando en el lobby, porque había mucha gente; entonces se metió a ver qué sucedía y alguien le dijo que estaban velando a Rulfo… Eso le pasó a Adela, es real, pero tiene que ver con Pedro Páramo”, comentó Beristáin.

 

En la inauguración del espacio, también participaron Norma Márquez Cuevas, del Libro Club de la Ciudad de México, quien leyó el cuento “Sea por dios y que venga más”, de la escritora Laura Esquivel, y el encargado del Libro Club Revolución, Javier Pérez, quien compartió con los asistentes un poema de Efraín Huerta y un texto de la autobiografía de la roquera Patti Smith, sobre su infancia en el barrio Logan Square de Chicago.

 

Las lecturas en voz alta se llevarán a cabo los jueves, de 17:00 a 19:00 horas, en la biblioteca del Museo Nacional de la Revolución, ubicado en la Plaza de la Republica s/n, colonia Tabacalera, delegación Cuauhtémoc. La entrada es libre.

 

Para conocer la cartelera completa de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, visite http://www.cultura.cdmx.gob.mx/ y en redes sociales a través de@CulturaCDMX, con los hashtags #soycultura y #CiudadSinMuros.

 #AleMostra 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *